sábado, 2 de mayo de 2015

LAK-BERNA N°6



Hola amigos
seguimos creciendo 
Gracias por participar,visitar ,difundir y dejar difundir en sus grupos en facebook  ,a los mensajes de apoyo, esto es muy importante ya que logra que mas personas conozcan la publicación y puedan participar o compartirla

 Para  enviar o publicar  su material se pueden contactar por email ,por facebook en Lak-berna  Revista
https://www.facebook.com/pages/Lak-Berna/649006895208007

Editora Y rec0piladora : Gladys Cepeda 
Logo realizado por Ana Lucía Montoya Rendón
Hasta la próxima

Jamaco Corokus(Argentina)







































  1. AEROGRAFIA EN MUEBLES


Cynthia Rascovsky (Argentina)


Dónde quedó esa foto / en qué lugar/ en qué ojo/ dónde quedó la palabra / en qué tintero/ en qué boca/ dónde quedó el amor/ en qué vida/ en qué tiempo.

--------------------------------------------------------------------------------------


Fantasmas


No son recuerdos que yo active
ellos son y me hieren.

Por mucho que camine
las fotos me visitan.

Tumbada sobre mis espalda
envuelta entre arcanos sueños

entono un puñado de notas

y los trenes rugen en mi oído

los muertos gimen sobre mi

la luna no es una puerta.

Debería arrancarme la vida
pero aguardo y me duelo

 ----------------------------------------------------------------------------
 Me quité la piel / y la tiré al río.Junté los huesos/ y los tiré por la ventana.Ahora papá/ cantame una canción de cuna.


Alixia Mexa. (México)


EL GATO QUE BEBIO HIEDRA
     De las sombras dela noche surgió su cuerpo tambaleante. Luego fue tomando la figura del felino.
Suaves bigotes tupidos, de entre ladrillos rojizos nacíanpara perderse en el cuerpo oligárquico del gato.
     Dos esmeraldas seincrustaron en sus cuencas para darles brillo a las pupilas, que se esparcían en la oscuridad como lámparasflameantes en los muros de los estrechos callejones
     Parecía rondar eldomicilio desde su nacimiento aforado, subió al tejado como acostumbraba: unbrinco enorme flexionando tanto su contorno que lo hacía parecer más grande delo que en realidad era.
     Un lamentoimperceptible primero, después, gritos que espantaban el sueño de loshabitantes de la ciudad. Parecía un ring de maullidos sordos, en fin, gatoscallejeros y salvajes en sus juergas nocturnas, no podía ser más que eso.
     Después de unerizado momento las nubes decidieron arrojar su contenido sobre el cielo deValis; un repentino electroshock en el cielo iluminó la pequeña ciudad quedandoal descubierto las siluetas de varias figuras felinas. Se anunciaba la tormentamediante las gotas más redondas y frías que la oscuridad imaginara.
     Esa noche sederramaron 111723 litros cúbicos de agua que enmudecieron el brillo de la luna,por unos instantes la ciudad se tornó en una inmensa masa negra. Todo refugiopara la fauna fue en vano, el agua los alcanzó hasta el último gramo de piel. Laflora sucumbió al intenso derrame. Después de la tormenta, lo que parecía seruna  figura humana  salió de su refugio, como un felino  de verdad, el hombre bebió de nuevo lainfusión de hiedra que corría por las calles de Valis.

Raquel Fernandez(Argentina)



DESTITUCIÓN DEL VERDE



Era el jardín.

Mudo.

La dicha inaugural

de lo que calla.

Los pétalos graduales

(las horas)

respirando

en la boca inocente.




Era el jardín.

Implícito.

El rocío

anticipando

la espalda de la tarde.

El vuelo ensayado del insecto.

La flor.

Los animales pequeños.




Era el jardín.

La tierra.

Nunca la cicatriz.

Porque ha pasado todo

y no ha pasado nada.

Y el olvido se hace,

como el amor,

como los brotes,

como una lluvia dulce.




Pero el cuchillo

bebió de la sombra,

la mano que buscó el vaso

dijo la palabra nunca.




No, no será igual.

Un poema no alcanza.

para nombrar lo que no existe.

El verde no está.




Hoy es el jardín

y ha muerto un pájaro.





 OBSESIÓN



Tu boca se aviva,

vacila,

ondea.

Suma un eslabón a mi deseo.

Pequeño juguete

simulador de luz

me golpea,

me incita.



La tomo en mi mano,

dispongo la sonrisa.

Entonces

descarrilan los trenes,

los barcos se desbandan

y no sé

dónde dejé mi cuerpo

(el recinto errático del sexo,

su mensaje no dicho).



Tu boca me perturba

y me predice.

La sonrisa

se instala en mi cabeza.

Nunca se va.

Nunca.



Imposible escapar de su conjuro

con el recurso de la lejanía.

Mainak Adak:Kolkata, India

                                                  Foto Mainak Adak

Nace el amanecer

Me llaman unos pájaros
desde aquí y allí.
He venido corriendo el aire de madrugada
Al corazón de la montaña silenciosa.
He oído el mármol de las hojas vivientes.
He salido fuera de mi casa y cuando
me he empapado en la yerba mojada
debajo del pasillo
he visto que la mejilla negra del cielo
se vuelve roja.

Conocimiento

Todo lo que veo, no conozco a cada quien,
Sólo te conozco.
No soy nadie, te quedas sola
viviente en esta casa entera
Conoces todo, esta flor, aquellos pájaros
ese árbol aquella planta espeluznante...
Conoces el silencio eterno de la habitación
del cielo ?

Albin Lainez(Argentina)

 Sueños blancos


sin sustancia que refleje un atisbo, un sentido eficaz para todo el tiempo en que yazgo.
El afuera corre inusitadamente, hay un mundo proyectándose al caos autoinducido, y no detiene su loca marcha jamás, veloz dirígese al encuentro con el vacío, al choque con las sombras más temidas.
Pero mi dormir ignoto
mi quedarse quieto, horizontal, a costa de algún esfuerzo
para no despertar tras la promesa de una vida mejor.
¿Qué es mejor?
No voy a encararme a esos tubos de luz pálida que ilumina con frío los rostros en fuga.
No quiero estar arriba de ningún expreso furioso hacia el abismo
Soñar el país de mis anhelos quisiera. Amar allí, residir por completo.
Sin embargo
el azar o el destino
conminan a este dormitar abstemio
-el trance de sepulcro-
semejando aquello que niego


 

Tu voz plañe


reliquias de ausencia
no supe hasta que quise llamar
que faltabas
tornaré en aire de mares
para tal vez encontrarnos
más allá
del tránsito que siempre
nos hizo distantes

Rodrigo M.Maldonado(Argentino)


Eve V.Gauna Piragine(Argentina)


LA VERDADERA SOLEDAD


Hay esta lentitud ilusoria en el aire
una repetición de minutos perdidos
esa lejanía en los ladridos de perros
y esta incesante sensación de pernoctar
siempre entre inalcanzables.
No pertenecer y que no te pertenezcan
no importa, hay tantas otras cosas
en esta vida efímera
pero profunda como mares.
Existen goces imperfectos y escondidos
en todos los rincones
y pliegues de la noche.
Solo existe un punto único de soledad,
uno último y es la muerte
mientras estamos vivos
no hay soledad en estar con uno mismo.


Marta Pizzo(Argentina)







      1. Amigos de la infancia


Estábamos ahí...
Jugueteando curiosos
por entre las raíces
de los sueños dormidos.
Estábamos ahí...
Repletos de inocencia,
sedientos de aventura,
con las facciones suaves
derrochando la risa,
desbordando dulzura.
Cordones desatados
y un andar de vereda
que nos llevaba en andas
a un mundo de quimeras.
Con el pelo revuelto
y la vida pequeña;
volar de mariposas,
poblados los bolsillos
con dos, o tres monedas.
Las tardes por el barrio...
Las tardes eran nuestras
y pintaban los ojos
de naranja las flores,
de ilusión nuestras huellas.
Hoy,
plateado ese tiempo de tizas y rayuela,
de tu mano en mi mano,
de andar la misma senda,
te recuerdo, mi amigo,
y ésa imagen que llega
me perfuma de tilos
renovando las fuerzas.

Estuvimos allí...
Y todo ese bagaje
de calle que me queda,
alimenta el coraje vital
de mi existencia.

Sarah Petrone(Italo-Argentino)


           INDIO Y AMO
Dueño de las tierras que ambiciona
el conquistador absurdo.
De éstas tierras, vos, fuiste y serás
aunque no quiera el hombre,
el único Señor, el Soberano.
Tu sangre está en la tierra que pisamos,
manchando la memoria y la conciencia,
si atrás quedaste para muchos,
en la historia, tu voz
debe seguir siempre vigente.
Reivindico tu nombre, Indio, amigo,
igual que a vos nos vienen arrasando
cambiando baratijas de colores
por papeles sin valor y le dicen salario.
Me duele el desarraigo de los tuyos
que no mira en las raíces a su pueblo
y aturde tu silencio  mis oídos,
igual que el enorme egoísmo de los cielos.
Me arrodillo junto a vos, con voz silente,
no te resignes a morir. Sigue alertando
de la ignorancia de absurdas utopías...
que tu raíz se vuelva esencia, un dia
y al fin nos demos cuenta
que somos hermanos.

 
CARDONES EN LA PUNA
Despliegue de cardones en la Puna,
el cielo azul, los cerros coloridos.
Mientras duerme la siesta pueblerina,
la mano de Dios, pinta en la natura.
Se abrazan al sol las piedras del camino
y resiste el pucará, fortín quebrado,
promesas del destino derrumbaron
pero al paso del tiempo, igual aún persiste.
Agreste, caprichoso, entre espinas,
igual que la vida, se asoma y se levanta,
germina y luego se transforma
y el cardo emerge erguido  sobre el valle.
En medio del paisaje se perfila
y el corazón del cactus se destapa,
abre sus flores, los pétalos al viento
que esperan la lluvia
y el canto de los pájaros
        

Ana Romano (Argentina)

AÑORANZA

Asomada al recuerdo
emerge
tu
figura soberbia
autoritaria
desprotegida
En aridez
sembraste
diminutas semillas
La muñeca impávida
detecta
cómo llega la muerte
Despido
en cuanto salpica
un hálito de destellos.


CAUTIVO

Se sacude inquieto
aletea
Aun agobiado
se rebela
Mientras lo acordonan
en el intento de
aplastarlo
chilla
hiende
rasguña
Dispuesto
a salir (se)
además gime.

Valeriano Fauve(España)




Soy un invisible, en mitad de tanta gente en esta ciudad


Tan solo existo, cuando tú me quieres ver


Cuando alguien me quiere ver, no enseño la foto de mi carnet, porque ya no soy yo


Porque ya no soy el que fui una vez


En este viaje, aún no se bien, a donde iré


Esperando que al lugar donde llegue alguna vez, no cambie el viento y me hunda otra vez


Así poder encontrar la respuesta, a esa pregunta que me hice una vez


No deseo más estrellarme, como ola en la roca


Sé que la decisión que tomé, es arriesgada, en un viaje que no lleva alguna parte o tal vez, sin alguna más razón que vivir bajo un ensueño, una ilusión


Bajo el cielo estrellado  


Como hierro oxidado ando buscando y aún no se, tras ese muro levantado por los hombres que no me dejan ver.

Silvia Pastrana(Argentina)





En la trama de la noche el clavo cae,


sí, la humedad oxida. La humedad es el agua del ojo
que pide perdón, pero, veámoslo de este modo:
el mundo está inundado, se pudre,
[No] tiene piel, dije, de qué nos sirve hablar
del mundo que [no]  tiene piel?





Un vacío invade las paredes
Mi cuerpo está sobre la cama
Es hoy [no] quizás, pasó otro día.
[no dudes]
Los ladrillos arman y desarman


[El rompecabezas es un juego mentiroso]


armo
El otoño de las piedras es una pared,
desarmo
la primavera tiene cáscara de durazno
armo
Tu mano está sobre el cuchillo filoso del tiempo,
desarmo
el durazno a medio pelar se me escapa.


Mi cuerpo no está
[Los ladrillos se arman y desarman]




armo
El tiempo cuelga del espejo,
desarmo
el espejo es la farsa de la vida


Tu cuerpo está sobre la cama.
Es ayer [no]
es hoy
[no dudes]
los huesos se arman y desarman.


armo
hay un durazno sin hueso,
desarmo
el cuadro del invierno padece


¿entonces?...


... entonces el clavo cae
y, el rompecabezas,
definitivamente, es polvo
acumulado debajo de la cama.






En la trama de la noche el clavo cae,
sí, la humedad oxida.
La humedad es el agua del ojo
que pide perdón, pero, 
veámoslo de este modo:
el mundo está inundado, se pudre,
[No] tiene piel, dije, 
de qué nos sirve hablar 
del mundo que [no] tiene piel?


Rambal(México)


Seguidamente que me descubrí, que las señales otorgaran a mi alma, el titulo de maldita. Un millar de duendes alquilaron mi cerebro y una extraña sensación me invadío; la sensación de no estar. Fue entonces que tuve necesidad de partir, partir hacia donde se tejen los mejores silencios, donde los malditos, donde los no invitados se descubren; donde se encierra el dolor de vivir...
Algo extraño sucedía, cuando el velo de la noche se tendía sobre mí, sobre mi casi fantasmal humanidad. En ese entonces, demasiado joven aun; me bañaba en versos, que como torrentes invadían mi mente, esa nueva mente distanciada, esa nueva mente que antaño, deambulaba diáfana y bendita al borde del abismo...
Claro, era de esperarse, mis visiones, las visiones de un loco en sus desvaríos, no eran bienvenidas en algunos, sobre todo en los seres confinados al primer rayo del alba; pero aun así, atentos como los mendigos a la fogata en pleno invierno, dispuse de su tiempo y de sus almas.
En una de esas noches, semejante a todas, llena de locuras y signos descarriados; la dama, la conciencia azul que nos embiste cuando la noche nos encanta, me lleno de imágenes nunca antes vistas por mis ojos…
Desde la siniestra lejanía,
Mire caminar al mundo,
Mientras me llenaba
De la serena y codiciada visión del pintor…
Mares nunca antes vistos
Formaban la poesía de mi mente,
Mares de letras,
Mares de signos, de imágenes…
También me llene de esa placida sensación,
Esa deliciosa sensación
Que te deja la noche,
Cuando la duermes en tus brazos,
Cuando velas las colinas
Pobladas de sueños,
Cuando mágica y Cordialmente;
El mundo se descubre ante ti.
Que delicia.
Maldita sea...

Claudia Prieto (Argentina)



Las lágrimas de la primavera (desafío)


Hombre solitario,
insensato.
Clavaste un puñal
en el amor inocente del hada...
Cortaste los sueños tejidos
en las hojas verdes...
Pintaste lágrimas rojas
en el celeste puro
de la vida...
Teñiste de tristeza
los cantos alegres
de los duendes
de los árboles del bosque...
Y Ahora como castigo
vagas como fantasma solitario...
Sin saber que estas muerto...
Pide perdón a la Pachamama
y ella como una buena madre
te perdonará...



Los sentidos de la Primavera


I
Hombre solitario,
insensato.
Clavaste un puñal
en el amor inocente del hada...
Cortaste los sueños tejidos
en las hojas verdes...
Pintaste lágrimas rojas
en el celeste puro
de la vida...
Teñiste de tristeza
los cantos alegres
de los duendes
de los árboles del bosque...
Y Ahora como castigo
vagas como fantasma solitario...
Sin saber que estas muerto...
Pide perdón a la Pachamama
y ella como una buena madre
te perdonará...


II
La primavera…
Duende travieso
amante de los colores…
Hada verde
de la naturaleza infinita
de la Paz…
Hada roja,
pasión desenfrenada de los Amantes…
Corazones entrelazados
en el celeste eterno
de la inocencia imperfecta…
Locura joven
de la vida escrita
en la Tierra iluminada
que canta y desordena
las normas antiguas (ya amarillas)
de los dioses tristes.

Adriana Gaspar(Argentina)




Diego Arandojo(Argentina)


SÉ PRUDENTE




            Faustino era un niño inquieto.
           
Una tarde su gato negro escapó por la ventana. Cuando intentó atraparlo, el pequeño se resbaló y cayó hacia el patio. Murió en el acto.
            Pero su alma no pereció: surgió en el otro plano, convertida en una planta con alas.

            Cuánta locura hay en el más allá. Allí donde habitan seres fantásticos. O, en todo caso, es un sistema diferente al de nuestra realidad.

            La planta Faustino vivió dos milenios hasta que le ofrecieron un trabajo: reencarnar en la Tierra, en el cuerpo de un recién nacido. Aceptó.

            Pero el gato negro también reencarnó. Con el paso de los años encontró a Faustino (ahora era una niña llamada Carina). Fueron otra vez amo y mascota.

            Murieron. Y regresaron. Murieron. Y regresaron.

            Hasta el fin de los tiempos. Ni un segundo más ni uno menos.

            Hasta el fin

Norma Padra(Argentina)




EXTRAVAGANCIA

Todo andar
es testimonio,
casi un
refugio de mariposas
porque áspero
es el espacio del viaje
para un cuerpo
sin pausas.

///

CEREMONIA

Aprendemos a dividir
el día y la noche,
drama y comedia.
a dividir las sombras
umbrías.
Vivimos así,
pétalos en un libro cerrado
y ese libro
nos define
en una única frase,
ceremonia solitaria.


////



DANZA CON ECLIPSE

La tarde continúa
como una infancia linda.
Danzamos en el parque
abrazados por el cálido sol.
Se desgarra
una oscura nube
sin respirar,
guarda un eclipse
para que nunca
se extinga.

Álvaro Álvarez Rojas (Colombia)




M A S   T E  Q U I E R O
(aprendiz de poeta )


Corazón mío, voy volando con mis sueños y razones,
deleite del rocío de la luna hechizando amantes.
Quiero bautizar tus labios con la humedad de mis alientos,
mis manos en tus senos densos, duros de placeres.


Quiero vivir el ansia de la lluvia en tu cintura,
romper con sudores de pasión, nuestros deseos.
Quiero desatar galopes desbocados en tu corazón.
nuestras sangres liberadas, gimiendo, , sin control.


Quiero con ternuras, besar tus pies, tu boca jugosa,
ser luz y fuego ardiendo de amor...como queremos.
Quiero vivir o morir en la desnudez de tu cuerpo.
En la adversidad de la distancia . . . ¡más te quiero ¡

 
D E S E S P E R A C I ÓN 


Sol moribundo … tu lejanía
 Taciturna zozobra … tu ausencia
 Ignorando dolores … mi corazón 
Muriendo solitario … mi amor

Rapsodia de ocaso … tu desprecio
 Maltrata recuerdos … tu olvido 
Nieblas utópicas … mi esperanza 
Oscura quimera … mi anhelo

Curiosidad exhibida … tu rechazo
 Suerte abandonada … tu mentira 
Vuelos de aroma … mi alcoba 
Grito amordazado … mi desesperación.

Gladys Cepeda(Argentina-España)


A vuelo raso

he emigrado por esta eternidad

en el rio de lodo humano

Gastada la pausa en la frontera

donde los ojos no llegan

aquellas viejas corrientes

 la grita

garganta sagrada

en las ninfeas muertas

a la luna

siempre hay que pedirle permiso

porque

conoce el corazon de la noche 

y su respiración de niebla

Dolores Pombo(Argentina)

ECLIPSE 

  
una paleta manchada de sangre
derrama flores marchitas
sobre una tela

un vaso cae

el pincel agoniza

mi alma eclipsa




ASTROS

los espectros
se reflejan en el mar
ni tu mano
ni la mía 
pueden hacerlo
astros 
de brillo aparente
determinan 
el día y la noche
nacimiento y muerte
luna y eclipse
estrellas
iluminan el mar
me interno en lo profundo
de la noche
y me espejo
sin reflexión 

Jorge Rueda(E.E.U.U.)

Las películas las conocía de memoria: mismos títulos y actores, misma música y trama; es lo que veía en el reducido espacio que llamaban sala. Era su única diversión mientras su madre ocupaba la alcoba con las visitas que cada noche recibía.
La puerta de la habitación, muchas veces, quedaba entreabierta, lo que le permitía observar la desnudez de su madre y los estómagos prominentes de los cerdos (como los llamaba) que la visitaban. Ella, con solo mirarlo le desaprobaba cuando preguntaba quiénes eran aquellos hombres. Le mortificaba de muerte el escuchar el sonido del timbre de la puerta del pequeño estudio en el que vivían. Recuerda que, estando muy niño, su mirada se perdía en el firmamento observado a través de la ventana desde ese tiempo lejano soñaba escapar y navegar sobre la pequeña alfombra donde su madre lo sentaba.
Hoy, a sus veinte años, aún tiene la memoria nítida de esos hechos porque nunca lo abandonaron y que hacen parte de su presente: gemidos, carcajadas, el chirrido de la cama, el olor a alcohol, el pesado ambiente de tabaco que fumaban y masticaban esos hombres viejos y redondos, de dientes manchados, vestidos con pantalones de tirantas, camisas blancas, algunos de corbatín o corbata y, muy común en todos, el sombrero de estilo Al Capone.
Sabe que ella está allí, llorando desconsolada al verlo con ese uniforme de rayas. La sala está abarrotada de periodistas, cámaras de televisión y los familiares de quince prostitutas asesinadas.
Tal como lo había pedido el fiscal, el jurado no requirió de mucho tiempo para condenar a pena de muerte al monstruo (como lo llamaban) de la calle 42.